top of page
Buscar
  • Foto del escritorDr. Raymundo Guzmán Corroviñas

EL FORTALECIMIENTO DE LA CIUDADANÍA A TRAVÉS DE LA REVOCACIÓN DEL MANDATO

Dr. Raymundo Guzmán Corroviñas

Twitter @RaymundoGC



La revocación de mandato fue una de las propuestas del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador,cuando inició su campaña y fue bien recibida por la ciudadanía, ésta consiste en realizar un proceso de consulta a la población para que la ciudadanía decida si el Presidente de la República debe continuar en el ejercicio de su cargo o bien, lo debe concluir de manera anticipada.

Una vez que el Presidente asumió el cargo, después de muchas discusiones y amplio consenso de todas las fuerzas políticas en el Senado de la República y menor consenso en la Cámara de Diputados, se realizaron reformas constitucionales y se emitió la Ley federal de Revocación del Mandato. En ella se crea una nueva figura legal de participación ciudadana, innovadora sin duda, ya que muchos hubiéramos querido tener la posibilidad de que se nos consultara en sexenios anteriores si queríamos que continuara el Presidente de la República o que terminara su gestión de forma anticipada por la falta de resultados, la inconformidad social o simplemente por la demanda de cambio.

La batalla para crear esta nueva figura no se detuvo en el Poder Legislativo, aún continúan las batallas de partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanía interesada en controvertir la revocación del mandato sobre:quienes pueden participar u opinar al respecto; si se realizaría a pesar de la falta de recursos que alega el INE o simplemente la intención de algunos de evitar que se realizara. La Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación han sido las instancias de resolver las controversias.

Una vez clarificado por las instancias jurisdiccionales las controversias, con menos recursos de los solicitados originalmente por el INE, la votación para decidir si el Presidente de la República termina de forma anticipada su gestión o si se le refrenda la confianza, se realizará el 10 de abril de 2022 y contará con alrededor de 57 mil casillas en lugar de las 160 mil que se colocan en las votaciones ordinarias. Por lo que será, en su logística, un proceso muy parecido al de la Consulta Popular de 2021.

La consulta popular de 2021 se dio en un contexto complicado, ya que fue poco después de las elecciones federales y el semáforo epidemiológico generado por la pandemia, no generó las mejores condiciones para la participación ciudadana.

La narrativa del Gobierno de México, de Morena y aliados es promover la participación en el ejercicio de la revocación del mandato, buscando se le refrende la confianza al Presidente de la República con una importante participación ciudadana. Por su parte, la oposición al gobierno en un primer momento consideró viable la realización, de ahí su votación en el legislativo; posteriormente descalificó el ejercicio, lo señaló como oneroso y consideró que los recursos públicos que se destinarían a ella, podrían ser mejor utilizados en resolver otros problemas. La oposición también descalificó el ejercicio de recolección de apoyos ciudadanos y señaló con insistencia las inconsistencias detectadas.

Sea cual sea la postura con la que cada uno de nosotros coincida, la realidad es que la votación para la revocación del mandato será una realidad y el día 10 de abril de 2022 podrán participar todas las personas que se encuentren en la lista nominal de electores, con sus derechos político-electorales vigentes, en alguna de las 57 mil casillas que se instalen a lo largo y ancho del país. Del mismo modo, podrán participar los mexicanos en el extranjero de manera electrónica.

Nunca en la historia de México la ciudadanía había tenido la oportunidad de decidir si un Presidente de la República en el ejercicio de su cargo debería continuar o bien, debería retirarse de forma anticipada. No será un ejercicio sencillo, ya que la ley que establecieron los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión definió que umbral mínimo de participación requerida es del 40% del listado nominal para que sea vinculante, es decir, que su resultado seaobligatorio.

En lo personal me gustaría que todos los actores políticos, sectores de la población y en particular la ciudadanía promovamos la participación en todo ejercicio que empodereal ciudadano, en este caso, con una herramienta muy poderosa para evaluar la gestión de un Presidente de la República, a la mitad de su mandato.

¿Qué pasaría si la mayoría de los ciudadanos le revocara el mandato al Presidente de la República?

Tendría que concluir su cargo de forma anticipada.

Los partidos políticos tendrían que ser los primeros en promover la participación en todo ejercicio en el que la ciudadanía se le delegue nuevamente el poder,lamentablemente la lucha de buenos contra malos, desde el punto de vista que lo quieras ver, domina la discusión pública y no permite que todos entendamos que la ciudadanía no debe renunciar a sus derechos, por el contrario, con independencia de que apoyes al Presidente o lo rechaces, este tipo de ejercicios democráticos debe aprovecharse y convertirse en un mecanismo sólido y permanente de nuestra democracia.

Si quieres conocer un poco más sobre la revocación del mandato, te invito a que escuches mi podcast en Spotify: RayGuzmán Corroviñas, Asuntos Públicos para tod@s en el siguiente enlace:https://open.spotify.com/episode/7KFri9foeaXyq0kxaLnL71?si=DGz-nyCESGiKpwqZKlX7kw

140 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


Publicar: Blog2_Post
bottom of page